Archivo de Junio, 2007

El doble de sexista

Lunes, Junio 25th, 2007

cartelmsc.jpgHace pocos días el Ministerio de Sanidad y Consumo ha lanzado una nueva campaña para prevenir el consumo de alcohol en adolescentes. La verdad es que el consumo de alcohol cada vez empieza a edades más tempranas y desde luego hay que hacer algo, pero a mi, esta nueva campaña, me parece un tanto sexista. Por lo visto, cuando un chico bebe esta ‘el doble de ridículo’, pero si la que bebe es una chica es ‘el doble de vulnerable’.

La verdad es que no se quienes son los creativos que han ideado esta campaña, pero a la vista de los hechos, me temo que seran los mismos de la campaña de trafico en la que han optado por tratarnos como si fuesemos imbeciles.

En fin esperemos que las próximas campañas de concienciación que lance el gobierno estén un poco mejor pensadas y no traten a nadie con desprecio ni discriminen a nadie.

No es posible instalar Safari 3 Beta en este volumen

Sábado, Junio 23rd, 2007

Pues nada, me quedare sin poder instalarlo, lo que no se es por que.

La verdadera felicidad

Jueves, Junio 21st, 2007

En el último libro de Eckhart Tolle, “Un nuevo mundo, ahora”, he leído lo siguiente y me ha parecido interesante compartirlo Así que nada aquí lo tenéis, disfrutadlo. Eso si, os recomiendo leer el libro completo, aunque aún no lo he terminado, me esta gustando mucho.

EL PAPEL DE FELIZ FRENTE A LA VERDADERA FELICIDAD

“¿Cómo estás?” “Estupendamente. No podría estar mejor”. ¿Verdadero o falso?
En muchos casos, la felicidad es un papel que representamos mientras que detrás de la fachada feliz hay una gran cantidad de sufrimiento. La depresión, las crisis y las reacciones exageradas son comunes cuando la infelicidad se oculta detrás de un rostro sonriente y unos dientes blancos, cuando nos obstinamos en no reconocer esa enorme infelicidad.
“Estoy bien” es un papel que el ego suele representar más en los Estados Unidos que en otros países en donde ser y parecer desgraciado es casi la norma y, por consiguiente, más aceptable socialmente. Quizás exagere, pero me dicen que en la capital de uno de los países nórdicos puede uno correr el riesgo de ir a la cárcel acusado de ebriedad por el simple hecho de sonreírles a los desconocidos en la calle.
Si nos sentimos infelices, lo primero que debemos reconocer es esa infelicidad que llevamos dentro. Pero no es cuestión de decir, “Soy infeliz”, porque la infelicidad no tiene nada que ver con nuestra esencia. Debemos decir, “Hay infelicidad en mi”, y luego proceder a investigarla. Es probable que una situación determinada que estemos viviendo tenga relación con la infelicidad. Quizás sea necesario tomar medidas para modificar la situación o apartarse de ella. Si no hay nada qué hacer, es preciso enfrentar la situación y decir, “Bueno, así son las cosas en este momento. Puedo aceptarlas o sentirme desgraciado”. Nunca es la situación la causa principal de la infelicidad, sino lo que pensamos de ella. Debemos tomar conciencia de nuestros pensamientos y separarlos de la situación, la cual siempre es normal y siempre es como es. Por un lado está la situación o el hecho, y por el otro está lo que pensamos sobre ellos. En lugar de inventar historias, debemos atenernos a los hechos. Un ejemplo de una historia es “Estoy arruinado”, la cual limita y nos impide tomar medidas eficaces. “Me quedan cincuenta centavos en mi cuenta del banco” es un hecho. Adquirimos poder cuando enfrentamos los hechos. Debemos reconocer que las emociones que sentimos se derivan en gran medida de las cosas que pensamos. Debemos ver la conexión entre los pensamientos y las emociones. En lugar de ser pensamiento y emoción, debemos ser la conciencia que los observa.
No debemos buscar la felicidad puesto que no la encontraremos. La búsqueda es la antítesis de la felicidad. La felicidad es evasiva, mientras que podemos liberarnos ya mismo de nuestra infelicidad enfrentándola como es, en lugar de inventar historias sobre ella. La infelicidad opaca nuestro estado natural de bienestar y paz interior, fuentes reales de la verdadera felicidad